miércoles, 1 de septiembre de 2010

Basílica de Casa Herrera en Mérida


A unos seis kms. de Mérida y apartada de los circuitos turístico habituales de Mérida, encontramos otro tesoro arqueológico: los restos de la Basílica Paleocristiana, hispano-visigoda, "Casa Herrera", del año 500 aproximadamente.


Ver mapa más grande

No es fácil de encontrar: hay que llegar hasta las Tres Fuentes, en Mérida, tomar la carretera de Cáceres, y nada más pasar el río Albarregas girar a la derecha. Si seguimos la calle, que en principio va paralela al Albarregas, llegaremos a un camino de tierra donde ya nos iremos encontrando las indicaciones de la Basílica, que se adentra bastante en el campo, pasando bajo la autovía.



Debió tratarse de un templo de unas considerables dimensiones para las construcciones de la época, y aunque en la actualidad tan sólo se conserva su planta, podemos hacernos una idea muy aproximada de cómo fue. En ella se hallaron numerosos fragmentos decorativos, inscripciones sepulcrales y sarcófagos.
Poseía dos ábsides, dos altares, situados en la nave central uno frente a otro: el principal y un contraábside, seguramente dedicado a las reliquias de algún mártir y que puede ser consecuencia de una herejía, el Donatismo, por la cual se idolatraban restos de mártires muertos en defensa del cristianismo.


En la fotografía, en primer plano estaría el contraábside y el del fondo sería el altar principal, situados en la nave central, delimitada por columnas.

Entre las piezas descubiertas en Casa Herrera se encuentra este fragmento de tablero de la Mesa del Altar del contraábside, de mármol de Borba, y en cuya base inferior se encuentra una inscripción alusiva quizás al mártir al cual se dedicaba el mencionado Altar (Colección de Arte Visigodo del MNAR):


Otra singularidad de esta Basílica y de las cuales sólo existen diez en la Península Ibérica, sería su pila bautismal por inmersión. Se trata de una piscina bautismal, estrecha y profunda, propia de los primeros tiempos del cristianismo. Se entraba en ella dando la espalda al oeste, bajando siete escalones, y saliendo hacia el oriente, hacia el amanecer, subiendo otros siete escalones. Se encontraba en un pequeño anexo, junto al altar principal.

En la fotografía podemos ver la pequeña piscina bautismal.

Queda aún mucho por descubrir. Se cree que alrededor de la Basílica puede haber algún tipo de construcción, villas o incluso un convento. Todavía queda mucho por saber. ¿Será cierto que serviría el contraábside para custodiar reliquias de algún mártir? ¿Quién sería? ¿Habrá algún núcleo poblacional en las cercanías o la Basílica era un medio para acercar el culto a las zonas rurales? ¿Por qué fue abandonada? ¿Por qué fue olvidada?

No hay comentarios:

Publicar un comentario